Historia

Muchos son los avatares que el Instituto Azorín ha vivido a lo largo de más de 50 años de existencia, pero, sobre todo,  queremos que quede constancia de la larga experiencia que este centro ha tenido para nuestros dos queridos pueblos hermanos, Petrer y Elda. El día de la inauguración del Instituto, allá por los años 60 del pasado siglo, la primera directora que tuvo el centro, doña Teresa Soler, sentenció con una frase lo que iba a ser nuestro Azorín a lo largo de su historia, más o menos venía a decir que el Instituto estaba en Petrer pero con los brazos abiertos hacia Elda. Pero no sólo eso, el Instituto, como único centro de bachillerato de la comarca, estuvo durante muchos años abierto a Monóvar, Sax, Novelda, Pinoso, Aspe…Muchos son los alumnos de estas poblaciones que han compartido con los de Petrer y Elda la enseñanzas y las vivencias de este centro.

Las intensas gestiones de los alcaldes de Petrer y Elda, Nicolás Andreu Maestre y Antonio Porta Vera, alcanzan su objetivo cuando el Ministerio de Educación y Ciencia crea el Instituto Nacional de Enseñanza Media en Elda/Petrel (Alicante) mediante el Decreto 3064/1966 de 1 de diciembre, publicado en el B.O.E. de 19 de diciembre de 1966.

El Ayuntamiento de Petrer apuesta por dedicar el nuevo centro a la figura del escritor Azorín, tan ligado a nuestras tierras ya que había nacido en Monóvar, su madre era de Petrer y había elogiado en muchos de sus escritos a las tres poblaciones y nuestro paisaje. Puestos de acuerdo ambos ayuntamientos en esto, el concejal y farmacéutico petrelense, José Perseguer, visita en Madrid al insigne paisano para ofrecerle que el instituto pronto a inaugurarse lleve su nombre. Y es el 18 de marzo de 1967 cuando aparece en el B.O.E. el nombre de Instituto Azorín.

Las obras del nuevo centro se desarrollan a buen ritmo y el instituto está listo para su inauguración el día 21 de octubre de 1967, con doña Teresa Soler Pastor, Catedrática de Francés y directora del Centro, don Jesús Rodríguez Marín, Catedrático de Filosofía y Jefe de Estudios, y don Emilio Maestre Guarinos, profesor de matemáticas, física y química y secretario.

Once años más tarde, en octubre de 1978 y siendo director Francisco García Úbeda, finalmente se oferta el bachillerato en turno de noche, después de tres años solicitándolo. Esto dio respuesta a la demanda de alumnos que por razones laborales no podían estudiar en un horario matutino. El nocturno en el Azorín es único en la comarca, y sigue posibilitando al alumnado el cursar Bachillerato en un horario que pueden compatibilizar con otros estudios o trabajos.

En el año 1992, siendo director del mismo don Joaquín Laguna Blasco, se celebra el 25 aniversario de la creación del centro. Para ello se une la gran familia educativa del instituto, profesores, alumnos y padres, para conmemorar el evento con una serie de actos que iban desde las representaciones teatrales deportes, homenajes, concierto extraordinario y cena.

Y ya en el 2017  la comunidad educativa del Azorín celebró  los 50 años de vida de una centro pionero en la enseñanza secundaria en toda nuestra comarca. La directora del centro era ese año, y sigue siendo,  la profesora de Biología y antigua alumna Rosa Mira. Año plagado de actos, como el concurso del logo, la  Exposición conmemorativa, la fiesta del 50, el concurso Kahoot en el teatro Castelar, la presentación del libro “Instituto Azorín, 50 años de historia, medio siglo de cultura”, y la exposición de pintura del grupo ELDADO, la gala conmemorativa, con el estreno del pasodoble Azorín, compuesto por Iván González, alumno de 2º de Bachillerato, la presentación de la revista a cargo de su coordinador, Pepe Blanes, y diversos homenajes a  todos los que trabajaron incansablemente por el instituto y consiguieron que el Azorín fuera una realidad, culminaron con la entrañable comida de celebración y reencuentros.

Durante estos más de 50 años, no menos intensa ha sido la vida cultural paralela que ha vivido el centro en estos años, a través de la gran proliferación de actividades extraescolares, desde aquel mes de marzo de 1968 en el que alrededor de la festividad de San Tomás de Aquino, patrono de los estudiantes, se llevó a cabo la primera semana cultural, dedicada en esta ocasión a exaltar la figura del maestro Azorín en el primer aniversario de su fallecimiento, pasando por tantos y tantos eventos celebrados en su magnífico salón de actos como teatro, cineforum, montajes audiovisuales de destacados poetas, el certamen literario IES Azorín, abierto a todo el alumnado de secundaria y Bachillearto de los IES de Petrer y Elda, el certamen de audiovisuales en inglés, la francophonie, la semana clásica, la semana de la mujer científica,  y la celebración del Día del Libro que en el mes de abril, desde 1997, sigue siendo una ocasión única para unir a profesores y alumnos en torno a la lectura masiva de textos de diversas materias y culturas, en las lenguas propias de la Comunidad, las que nos ofrece la multiculturalidad de los propios alumnos y las que se estudian en el centro.

La dimensión europea del aprendizaje de lenguas se ve asimismo reflejada en el Azorín, con un ambicioso  proyecto Erasmus+ (RALLY: Reading and Literacy Through Language Learning), con Gladesmore Community School de Londres y Jolliot-Curie de París como socios.

Este primer gran centro de secundaria de la comarca ha sido, y sigue siendo, un vivero de convivencia y amistad entre los alumnos de nuestras poblaciones que, sin duda, se ha visto reflejado en la vida cotidiana y cultural de  eldenses y petrerenses. Sin aquellos años del Azorín como único centro no sería lo mismo el nivel docente y cultural de nuestros dos pueblos. Mucho ha cambiado todo desde entonces: la vida, las costumbres han evolucionado de tal manera que hoy sentimos una gran nostalgia de aquellos años, de una juventud ya perdida pero siempre con la esperanza de que el Instituto Azorín seguirá siendo un buen camino para las nuevas generaciones en su fase de aprendizaje y preparación para la vida. Para ello se está remozando y pronto estará adaptado a las nuevas necesidades educativas. A todos nos gustará verlo resurgir de nuevo como un flamante y moderno centro educativo, acorde con los tiempos.